Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Anticoncepción permanente

Anticoncepción de emergencia

¿Qué es la anticoncepción de emergencia? ¿Qué métodos se pueden usar como anticoncepción de emergencia? ¿En qué consiste y cómo es de efectiva la “píldora del día después”? ¿Pueden tomar la “píldora del día después” todas las mujeres? ¿Cómo tomar la “píldora del día después”? Efectos secundarios de la “píldora del día después” ¿Se puede utilizar la “píldora del día después” como método anticonceptivo de primera elección?

 

Escucha el programa de radio ‘Solo para ellas’ de Onda Cero Alcázar de San Juan donde conocerás la anticoncepción de emergencia y la posibilidad de prevenir un embarazo con posterioridad a una relación sexual no protegida o protegida inadecuadamente.

 

¿Qué es la anticoncepción de emergencia?
Es la oportunidad de actuar para prevenir un embarazo después de una relación sexual cuando han fallado otras medidas anticonceptivas o cuando, por diversos motivos, se ha mantenido una relación sexual sin protección anticonceptiva.
Así, podemos considerar su indicación cuando:

  • Relación sexual no consentida
  • Relación inesperada no protegida
  • Fallo del anticonceptivo habitual:
    • Rotura o retención en vagina del preservativo
    • Olvido de alguna píldora
    • Despegamiento del parche más de 24 h.
    • Retirada temporal del anillo vaginal por más de 3 h.
    • Eyaculación anticipada (coitus interruptus)
    • Error del cálculo del periodo fértil con métodos naturales

 

¿Qué métodos se pueden usar como anticoncepción de emergencia?
En España, los autorizados son fundamentalmente dos:

  • El método más utilizado es la anticoncepción hormonal, más conocida como la “píldora del día después” a la que vamos a dedicar, primordialmente, este texto.
  • El DIU de cobre que se puede colocar hasta 5 días después de una relación sexual sin protección. Su principal indicación estaría en que puede aprovecharse como cambio de método anticonceptivo.

 

¿En qué consiste y cómo es de efectiva la “píldora del día después”?
La “píldora del día después” consiste en la toma de 1 ó 2 comprimidos orales de un preparado hormonal que sólo contiene gestágenos, un producto similar al componente hormonal que llevan las minipíldoras aunque con más dosis.
La anticoncepción de emergencia no es tan efectiva como otros métodos anticonceptivos pero ofrece una protección que podemos clasificar como muy buena. Así podemos afirmar que si cien mujeres sanas mantienen una relación sexual sin protección, ocho se quedarían embarazadas con esa única relación; pues bien, utilizando la anticoncepción hormonal postcoital sólo 1 de esas 8 se quedaría embarazada, el riesgo se reduce en un 75%.

 

¿Pueden tomar la “píldora del día después” todas las mujeres?
Todas las  mujeres pueden tomar esta píldora, incluso aquellas en las que la anticoncepción hormonal está contraindicada, ya que la dosis es tan puntual que no va a dar tiempo a que se produzcan los problemas que aparecerían con la toma continuada de los preparados hormonales.

 

¿Cómo tomar la “píldora del día después”?

En España, la “píldora del día después” debe estar prescrita por un médico y, por tanto, será necesario acudir al médico generalista o al ginecólogo para solicitarla. Esto genera la posibilidad, tanto para la paciente como para los servicios sanitarios, de establecer un contacto informativo sobre otros métodos anticonceptivos más eficaces. Esto último es muy importante en las mujeres jóvenes que, por pudor o por miedo a informar a sus padres, no han consultado un método anticonceptivo.

Aunque es importante decir que cuanto antes se realice la toma, mayor es la efectividad de ésta, no tiene por qué ser inmediata y pueden pasar algunas horas sin que disminuya su eficacia. Pero no es conveniente esperar días para la ingestión, ya que esto sí que disminuye su eficacia a medida que pasan los días. No obstante, incluso tomadas 5 días después ofrecen protección. Aún así, debemos recalcar que, aunque protegen de las relaciones mantenidas en los 5 días anteriores, no proporcionan ninguna protección sobre las relaciones mantenidas al día siguiente de la toma.

Las exploraciones previas u otras pruebas complementarias (como los tests de embarazo) no son imprescindibles porque, entre otras cosas, no afectan negativamente a un embarazo ya implantado. Es decir, que si la paciente ya está embarazada en el momento de la toma las píldoras no son abortivas ni producen malformaciones.

 

Efectos secundarios de la “píldora del día después”

Quizás el más importante sean los vómitos, no tanto por su intensidad sino porque plantea la duda de qué hacer si la mujer vomita la medicación. En este caso, si los vómitos se producen durante las primeras dos horas será necesario repetir la toma. Por el contrario, si ya han pasado más de dos horas, no será necesario repetirla.

Si los vómitos persisten y se repiten los pasos anteriores, se puede administrar la píldora colocándola en el fondo de la vagina, preferiblemente por la noche al acostarme.
Otro efecto importante es que se producirá un manchado irregular que no se debe considerar una señal de alarma.

 

¿Se puede utilizar la “píldora del día después” como método anticonceptivo de primera elección?

No debe ser una opción frente a otros métodos, porque como hemos dicho antes:

  • Su eficacia es menor que la de métodos convencionales.
  • Su uso surge como fruto de un fracaso, dando por hecho que la paciente no desea la gestación, ya sea por el método elegido hasta ese momento o porque se ha fallado al proporcionar a la mujer la información necesaria para escoger un método anticonceptivo adecuado a sus circunstancias.

Existen trabajos que nos demuestran que el uso de la “píldora del día después” es mayor en aquellas mujeres a las que se les había explicado y entregado su receta de forma previa. Esto es lógico, ya que si se está informada se puede usar. No obstante, no fue mayor el uso repetido que en pacientes a las que no se había informado previamente. Además, muy importante, la tasa de embarazos en este caso fue menor. En definitiva, las mujeres bien informadas hacen un uso razonable y responsable de la información sobre la “píldora del día después”.