Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Anticoncepción permanente

Factor RH y embarazo

¿Qué es el factor Rh?  ¿Qué importancia tiene el factor Rh en el embarazo?  ¿Los problemas debidos surgen en el primer embarazo o pueden aparecer en los posteriores?  Problemas para el feto de una madre con anticuerpos ante el Rh  ¿Se pueden prevenir los problemas derivados de una insoinmunización contra el factor Rh?  ¿Cuándo se administra la gammaglobulina anti-D o anti-factor Rh?

Escucha el programa de radio ‘Solo para ellas’ de Onda Cero Alcázar de San Juan donde hablamos del Factor Rh y el embarazo:

 

¿Qué es el factor Rh?

El factor Rh es una proteína que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos de la sangre. No todo el mundo presenta esta proteína, por lo que a aquellas personas que la tienen se les denomina factor Rh positivo y a las que carecen de ella factor Rh negativo. El 85% de la población es Rh positivo.

Esta proteína es una de las que utiliza el sistema inmunológico para identificar los glóbulos rojos como propios de esa persona. Por ello, aquellos individuos que no tienen el factor Rh, Rh negativos, identificarán como ajenos o extraños los glóbulos rojos que tengan el factor Rh en su superficie.


¿Qué importancia tiene el factor Rh en el embarazo?

Para poder entender la importancia del Rh hay que tener en cuenta algunos aspectos del embarazo:

  • El feto es una persona distinta, con características que pueden ser diferentes a las de la madre, de manera que es posible que la madre sea Rh negativo y su hijo Rh positivo.
  • Este feto se encuentra protegido en una cápsula, la barrera placentaria, que lo mantiene aislado de su madre. La circulación sanguínea materna no se mezcla con la del bebé y, en situación normal, son muy pocos los glóbulos rojos del feto que pasan a la circulación sanguínea. Esto es muy importante para que el sistema de defensas del organismo materno no identifique al pequeño intruso que lleva dentro.
  • El sistema de defensa del organismo, el sistema inmunológico de las personas Rh negativas, cuando se pone en contacto con sangre Rh positiva (como puede suceder al pasar una pequeña cantidad de sangre de un feto Rh positivo a su madre Rh positiva) reacciona produciendo anticuerpos, unas proteínas de defensa que atacan a los glóbulos rojos que presentan el factor Rh positivo y que le son extrañas.
  • Estas proteínas de defensa que se producen tras el contacto con sangre Rh positiva no respetan la barrera placentaria y pasan a través de la placenta al torrente circulatorio del feto, donde atacarán los glóbulos rojos que presentan el factor Rh contra el que han sido elaboradas.

 

¿Los problemas debidos surgen en el primer embarazo o pueden aparecer en los posteriores?

Es excepcional que en un primer embarazo se produzcan problemas debido al factor Rh, salvo que haya habido antecedentes de transfusiones o casos similares. En general podemos asumir que, si no ponemos medios para evitarlo, durante el primer embarazo la madre se sensibilizaría, es decir, iniciaría la producción de esos anticuerpos contra el Rh positivo, pero no le dará tiempo a producir tantos como para dañar al primer feto.

En cambio, en los siguientes embarazos, cuando la cantidad de anticuerpos contra el Rh positivo es más abundante, la respuesta de éstos es más rápida y las consecuencias más rápidas.


Problemas para el feto de una madre con anticuerpos ante el Rh

Los anticuerpos de la madre que pasan al torrente sanguíneo fetal producen la destrucción de los glóbulos rojos fetales, es decir, producen anemia en el feto. Dependiendo de la severidad de la anemia, así serán las consecuencias para el feto: puede ser sólo anemia o presentar hinchazón generalizada, daño cerebral y en los casos muy severos la muerte fetal.


¿Se pueden prevenir los problemas derivados de una insoinmunización contra el factor Rh?

Sí. Desde hace muchos años, en nuestro país, la tasa de sensibilización contra el Rh es muy baja. El extremo cuidado que se tiene con las transfusiones y las medidas preventivas durante el embarazo ha disminuido al mínimo este tipo de problemas.
En la embarazada, para prevenirlo, las actuaciones fundamentales son dos:

  • Identificar al inicio del embarazo de las mujeres Rh negativas.
  • Evitar que se produzca la sensibilización de la madre, dado que no podemos evitar el paso de los glóbulos rojos fetales. Esto lo conseguimos administrándole a la madre esos anticuerpos que ella produciría, los gammaglobulinas exógenas, que atrapan los glóbulos rojos fetales y el sistema inmunológico los elimina. De este modo, las defensas maternas no se ponen en marcha para producir los anticuerpos.

Haciendo una abstracción, pensemos que el antígeno Rh del glóbulo rojo fetal es la punta de un bolígrafo y los anticuerpos el capuchón del bolígrafo. Nosotros le suministramos a la madre un gran número de capuchones para que no necesite fabricarlos ella con el objetivo de tapar las puntas de los bolígrafos. Su sistema de defensa no fabricará capuchones para ese bolígrafo y, por tanto, en el siguiente embarazo no recordará haber visto esos bolígrafos sin capuchón.


¿Cuándo se administra la gammaglobulina anti-D o anti-factor Rh?

Se administra a las mujeres Rh negativas, que no están sensibilizadas, fundamentalmente en las siguientes situaciones:

  • En casos de abortos o embarazos ectópicos de más de 8 semanas de gestación.
  • Cuando realizamos procedimientos invasivos, como la amniocentesis, la biopsia corial o la cordocentesis, es decir cuando atravesamos la barrera placentaria.
  • Siempre en torno a la 28ª semana de embarazo y tras comprobar que no se ha producido una sensibilización.
  • Después del parto, en aquellos casos que el recién nacido sea Rh positivo. Tras el parto, si el recién nacido es Rh negativo, no es necesaria la administración de la gammaglobulina.

Aplicando estrictamente todas estas recomendaciones es muy poco probable que se llegue a desarrollar una isoinmunización, una sensibilización por el factor Rh.