Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Anticoncepción permanente

Gestación ectópica

Diferencias entre una gestación normal y una gestación ectópica  Riesgos de un embarazo ectópico y factores que lo aumentan  Síntomas de un embarazo ectópico  Tratamientos del embarazo ectópico

 

Escucha el programa de radio ‘Solo para ellas’ de Onda Cero Alcázar de San Juan donde hablamos el embarazo ectópico:

Diferencias entre una gestación normal y una gestación ectópica

Para una gestación normal, en la mayoría de los casos, el óvulo de la mujer es fertilizado por el espermatozoide en una de las trompas de Falopio. El óvulo fertilizado se desplaza por los movimientos de la trompa hacia el revestimiento interno del útero, donde se implanta y empieza a crecer.

El embarazo ectópico ocurre cuando éste se encuentra fuera del útero y, por lo tanto, no puede crecer como bebé. Casi todos los embarazos ectópicos se implantan en las trompas (Figura 1), aunque realmente se pueden implantar en el ovario, el cérvix uterino u otros órganos del abdomen.

 

Riesgos de un embarazo ectópico y factores que lo aumentan

Cualquier mujer en edad reproductiva está en riesgo de tener un embarazo ectópico. Aproximadamente uno de cada cincuenta embarazos es ectópico, pero hay mujeres que tienen mayor riesgo de sufrirlo:

  • Mujeres con trompas anormales
    • Enfermedad inflamatoria pélvica (infección de las trompas, útero y ovarios)
    • Embarazo ectópico anterior
    • Esterilidad
    • Cirugía ginecológica previa
    • Endometriosis
    • Ligadura de trompas
  • Mujeres fumadoras
  • Edad materna avanzada

 

Síntomas de un embarazo ectópico

Los síntomas iniciales son parecidos a los de una gestación normal, incluso puede no presentar ningún síntoma. Cuando el embarazo es inicial y no se ha roto la trompa aún estamos a tiempo de tratarlo. Debemos alertarnos cuando exista:

  • Sangrado vaginal anormal y test de gestación positivo
  • Dolor abdominal o pélvico que puede ser agudo y no se calma o de tipo cólico
  • Debilidad, vértigo o desmayo reciente posiblemente debido a la pérdida de sangre

El ginecólogo sospechará de un embarazo ectópico cuando, tras una ecografía pélvica dentro del útero, no visualice la típica imagen de un embarazo. Podrá realizar entonces una extracción de sangre para medir la cantidad de hormona coriónica (β-hCG) y verificar si, en sucesivas determinaciones, el aumento es acorde a lo esperado. A veces se visualiza una imagen en las trompas que nos sugiere que el embarazo está fuera del útero, si se visualiza líquido libre en la ecografía acompañado de mucho dolor se sospechará que la trompa se ha roto y habrá que operar de urgencia.

 

Tratamientos del embarazo ectópico

  • Metrotexate por vía intramuscular. Si se diagnostica el embarazo ectópico sin romperse la trompa se puede tratar mediante medicamentos que detienen el crecimiento del embarazo y permiten al organismo absorberlo con el tiempo (4-6 semanas). Este tratamiento le permite a la mujer conservar su trompa. Tras la administración de metrotexate se medirán las cifras de β-hCG en el suero para ver cómo disminuyen normalmente después del cuarto día. Si no han disminuido a partir del séptimo día, normalmente se propondrá tratamiento quirúrgico. Durante el tratamiento debe evitarse el alcohol, antiinflamatorios y las relaciones sexuales. El riesgo de ruptura no desaparece tras la administración de metrotexate.
  • Extirpación del embarazo tubárico por laparoscopia. Se realiza con anestesia general, introduciendo gas en el abdomen. Se introducen unos pequeños tubos con una cámara e instrumental de laparoscopia para extirpar la trompa entera o sólo la zona donde asienta el embarazo ectópico.
  • Extirpación del embarazo tubárico por laparotomía. En determinadas circunstancias, cuando el diagnóstico del embarazo es muy tardío y/o el embarazo ectópico se ha roto y existe una hemorragia severa en el abdomen, es necesario realizar una cirugía abierta para la resolución del ectópico.
  • Observación. En contraposición con el tratamiento anterior, en algunos casos de embarazos ectópicos pequeños, se produce un aborto tubárico (la expulsión de la gestación ectópica por la trompa al abdomen sin sangrado abundante ni rotura de la trompa). En estos casos, la vigilancia de la paciente con controles seriados de la β-hCG puede ser, también, un tratamiento válido.

La recuperación física y anímica tras la pérdida de un embarazo requiere su tiempo, por lo que deberá esperar unos meses antes de buscar una nueva  gestación.