Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Anticoncepción permanente

Parto vaginal tras cesarea anterior

¿Es posible un parto por vía vaginal después de una cesárea?  Probabilidades de dar a luz por vía vaginal tras una cesárea    ¿Cuándo desaconsejan un parto por vía vaginal?   Riesgos de un parto vaginal tras una cesárea

 

Escucha el programa de radio ‘Solo para ellas’ de Onda Cero Alcázar de San Juan donde hablamos sobre el parto vaginal tras una cesárea anterior:

 

¿Es posible un parto por vía vaginal después de una cesárea?


La respuesta es que sí es posible un parto vaginal tras una cesárea anterior, incluso no sólo es posible, sino que es la opción más probable si la intentamos. Los obstetras pensamos que, desde nuestros conocimientos científicos, el parto vaginal después de una cesárea es una técnica segura y con muchos más beneficios que riesgos, entre los que podemos destacar:

  • No implica cirugía abdominal, lo que implica menos riesgo de:
    • Adherencias intestinales
    • Hernias posTcirugía
  • Se reduce la estancia hospitalaria
  • Menor riesgo de infección
  • Menor pérdida de sangre y, por tanto, menor necesidad de transfundir sangre
  • No nos limita el número de hijos que vamos a tener, puesto que tras la tercera cesárea recomendamos un método anticonceptivo permanente

Probabilidades de dar a luz por vía vaginal tras una cesárea

Una paciente que precisó una cesárea en una gestación anterior tiene entre un 60 y 80% de probabilidades de conseguir un parto por vía vaginal, por tanto las probabilidades de éxito son muy altas.
Pero es cierto que estas probabilidades no son iguales en todos los casos. En determinadas circunstancias, las probabilidades de parto por vía vaginal se asemejan mucho a las de un parto normal porque las circunstancias que hicieron necesaria la cesárea no tenían nada que ver con el canal del parto. En este grupo de mujeres se encuentran aquellas en las que su cesárea fue por:

  • Posición anómala del feto: nalgas, transversa, etc.
  • Cesárea urgente por riesgo de pérdida del bienestar fetal en el transcurso de una dilatación sin otras incidencias, es decir, lo que denominábamos antes una cesárea por sufrimiento fetal.

En otros casos, sin embargo, nos colocamos más cerca de ese rácano 60% que mencionábamos antes. En este grupo se aquellas pacientes en las que:

  • Diagnosticamos una desproporción entre el tamaño de la pelvis y la cabeza fetal, bien porque el niño anterior era muy grande o porque no se colocó de forma adecuada en su pelvis.

Incluso en estos últimos casos más desfavorables, las probabilidades se sitúan en que uno de cada dos conseguirá un parto vaginal. Esto se debe a que no todos los fetos pesan lo mismo, ni se colocan de la misma manera en el canal del parto, lo que nos permite recomendar un intento de parto por vía vaginal.

 

¿Cuándo desaconsejan un parto por vía vaginal?

Los profesionales que nos dedicamos a la obstetricia valoramos a nuestras pacientes y en algunos casos les indicamos una cesárea para el segundo parto:

  • Cuando persistan las mismas indicaciones que se produjeron en el primer parto: nalgas, riesgos de pérdida de bienestar fetal, etc.
  • Si consideramos que las probabilidades de éxito son pocas: fetos muy grandes, etc.
  • Al considerar que los riesgos superan a las probabilidades de éxito: desconocemos el tipo de incisión o el postoperatorio de la cesárea anterior fue muy complicado.
  • Si está indicada, independientemente de la cesárea anterior.


Riesgos de un parto vaginal tras una cesárea


En principio estos riesgos son muy pocos y, que difieran de cualquier parto, son los siguientes:

  • Apertura de la cicatriz anterior (dehiscencia de la cicatriz). Es el riesgo más serio y no frecuente, ya que se produce en aproximadamente el 10% de los partos por vía vaginal con cesárea anterior. Tan sólo en el 1% se produce una rotura uterina, una apertura lo suficientemente grande como para requerir una cesárea urgente.
  • Fracaso del parto que requiera la realización de una cesárea, pero evidentemente parte de este riesgo ya lo correríamos igual si hacemos la cesárea en una primera intención.