Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Inseminación Artificial

Tabaco y fertilidad

Tabaquismo y reproducción asistida   Dejar de fumar

Según datos de la Encuesta Nacional de Salud, en España casi un 30% de la población adulta es fumadora. Los hombres encabezan esta estadística (Ilustración 1).

Está ampliamente demostrado que el tabaco incrementa el riesgo de aparición de un gran número de enfermedades y que los fumadores mueren en media 10 años antes que los no fumadores, sin embargo, si hablamos de cómo afecta este consumo a la fertilidad de la pareja, quizá no sean tan bien conocidos sus efectos por la población en general.

En rasgos generales, el fumar disminuye la tasa de fecundidad de la pareja afectando tanto al hombre como a la mujer, ya sean fumadores activos o pasivos. De esta forma no sólo están disminuidas las probabilidades de conseguir un embarazo de forma espontánea sino, también, mediante técnicas de reproducción asistida.

El punto anterior se ve agravado si tenemos en cuenta que, actualmente, los que más fuman en España son los adultos con edades comprendidas entre los 24 y los 34 años: en plena edad fértil.  Si a eso añadimos que la combinación de tabaco, obesidad y alto consumo de cafeína suelen ir muy ligadas, nos encontramos ante mujeres que verán mermada su capacidad de concebir hasta en un 30% aproximadamente.

En cuanto a la mujer, los tóxicos del tabaco (nicotina, monóxido de carbono aceleran el proceso de pérdida de óvulos, los cuales no pueden regenerarse, dicha circunstancia se traduce en un adelanto de la menopausia de 1 a 4 años antes de lo que ocurriría en esa misma mujer si no fuese fumadora. Por otro lado, el tabaco daña el material genético de los óvulos, derivando en un aumento de la tasa de abortos espontáneos, así como haciendo más probable que el hijo posea algún defecto al nacimiento.

Si nos centramos en el hombre, éste no está exento de consecuencias en cuanto a la fertilidad por el consumo de tabaco. Son muchos los estudios que hablan sobre la disminución de la calidad, cantidad y movilidad de los espermatozoides en varones fumadores. Al igual que ocurría en la mujer, los tóxicos del tabaco dañan también el material genético de los espermatozoides y, por lo tanto, como ya hemos referido anteriormente, aumenta el porcentaje de abortos y malformaciones en los hijos.

Una vez conseguido el embarazo y superado el primer trimestre, si la madre sigue consumiendo tabaco, directamente o como fumadora pasiva, también está poniendo en peligro a su futuro hijo, ya que en estos niños son mayores los porcentajes de menor peso al nacimiento, el número de partos prematuros y la mortalidad antes del parto. Los hijos que nacen con menor peso al que les correspondería para su edad gestacional, tienen mayores tasas de diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares a lo largo de su vida.


Tabaquismo y reproducción asistida

En caso de tener que utilizar técnicas de reproducción asistida, nos encontramos que estas mujeres y/o parejas tienen más dificultades a la hora de conseguir un embarazo exitoso. Se precisa mayor cantidad de medicación para estimular el ovario, hay mayores tasas de cancelación de ciclos y tasas de implantación más bajas.

Y en el hombre como la calidad de sus espermatozoides será peor, mayores dificultades tanto en las inseminaciones artificiales como en las técnicas in vitro.


Dejar de fumar...

Dejar de fumar puede ser muy difícil, pero la probabilidad de éxito será mayor si te apoyas en los profesionales que tienes a tu alcance.

Conseguirás tener más éxito a la hora de buscar el embarazo y disminuirás los riesgos de tener un embarazo con problemas y que éstos afecten a la salud de tu futuro hijo.

Consulta con tu médico y el Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad pone a disposición de los ciudadanos recursos para dejar de fumar. Para más información clíck aquí.