Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Anticoncepción permanente

Dismenorrea

¿Qué es la dismenorrea?  Síntomas de la dismenorrea  Causas de la dismenorrea  ¿Cómo se hace el diagnóstico de las dismenorreas primarias y secundarias?  Tratamiento para la dismenorrea  Tratamientos no médico-quirúrgicos para el tratamiento de la dismenorrea

 

incontinencia urinaria

Escucha el programa de radio ‘Solo para ellas’ de Onda Cero Alcázar de San Juan donde hablamos sobre la dismenorrea:

 

 

¿Qué es la dismenorrea?
Más de la mitad de las mujeres que menstrúan experimentan algo de dolor todos los meses durante uno o dos días. Normalmente el dolor es leve, pero en algunas ocasiones es tan severo que no les permite realizar sus actividades regulares. Ese dolor severo se denomina dismenorrea.

 
Síntomas de la dismenorrea
El principal síntoma es el dolor en la zona baja del vientre, pero en muchos casos se asocian otros dolores no genitales, como el dolor de espalda, náuseas, vómitos, diarrea, jaquecas, mareos…

 

Causas de la dismenorrea
Es difícil atribuir a una sola causa el dolor relacionado con la menstruación y en la gran mayoría de los casos la causa es desconocida.
En algunos casos, la cantidad de endometrio (capa que se descama en la menstruación) es muy abundante y esto provoca que el útero se tenga que contraer más veces y con mayor intensidad.
En función de si conocemos o no las causas del dolor, podemos clasificarlas como:

  • Dismenorreas primarias: aquellas de causas desconocidas en las que podrían estar implicadas unas sustancias llamadas prostaglandinas. Ésta suele acompañar a la mujer desde el inicio de las menstruaciones y algunas veces disminuye con la edad y después de tener hijos.
  • Dismenorreas secundarias: en este caso la dismenorrea sería un síntoma de otros procesos o enfermedades. Dentro de este grupo podemos identificar:
    • Endometriosis: en este caso aparecen focos de un tejido parecido al endometrio fuera del útero. Este tejido sufre los mismos cambios que el endometrio y, cuando se producen los cambios hormonales de la menstruación, produce dolor.
    • Miomas: porque se encuentren dentro de la cavidad uterina y el útero intenta expulsarlos, hasta el punto que en ocasiones lo hace y los denominamos “mioma parido”.
    • Pólipos endometriales: sucede lo mismo que en el caso de los miomas.


¿Cómo se hace el diagnóstico de las dismenorreas primarias y secundarias?
No hay pruebas precisas para detectar la EIP, por lo que el diagnóstico se basa, por regla general, en la historia clínica, la exploración y la ecografía pélvica. En aquellos casos en los que no haya hallazgos clínicos ni ecográficos y tenemos mala respuesta a los tratamientos conservadores, puede ser necesaria una laparoscopia.

 

Tratamiento para la dismenorrea
Para la dismenorrea primaria se establecen escalones de tratamiento:

  • Administración de antiinflamatorios/analgésicos. Es importante la toma pauta y precoz de los mismos ya que, a veces, la mujer espera a que el dolor sea insoportable para tomarlos y los abandona cuando se alivia el dolor.
  • Toma de anticoncepción hormonal combinada (la píldora). Estas medicaciones disminuyen la cantidad, duración y, probablemente por todo ello, el dolor con la menstruación. En algunos casos en los que el dolor se alivia pero no cesa del todo, podemos administrarlos sin descansos, sin menstruaciones. En estos casos programamos solo una menstruación cada 6 meses, por ejemplo.
  • Dispositivos intrauterinos liberadores de hormonas, de levonogestrel (DIU Mirena).

En el caso de la dismenorrea secundaria, la que se debe a enfermedades concretas, el tratamiento de entrada será el correspondiente a la enfermedad. En el caso de la endometriosis puede ser un tratamiento quirúrgico mediante laparoscopia o laparotomía para tratar los focos de endometriosis ováricos y extraováricos. Para los miomas o pólipos submucosos, sería necesaria la resección con histeroscopia a través de la vagina.

 

Tratamientos no médico-quirúrgicos para el tratamiento de la dismenorrea
Cuando hablamos de dolor, existe un componente subjetivo muy importante que puede ser aliviado por otros medios que no sean médico-quirúrgicos:

  • Ejercicio regular, al producir sustancias que bloquean el dolor.
  • Aplicación de calor local en el bajo vientre.
  • Descanso suficiente y necesario, reduciendo el estrés en esos días.
  • Masajes y acupuntura.