Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Anticoncepción permanente

La osteoporosis. Qué es

Osteoporosis

Evolución de la masa ósea a lo largo de la vida  ¿Cómo saber si se tiene osteoporosis?  ¿Qué mujeres deben realizarse una densitometría?  ¿Con qué frecuencia hay que repetir la densitometría?  ¿Se puede prevenir la osteoporosis? Cómo mejorar el estilo de vida para prevenir la osteoporosis  Medicamentos para prevenir y/o tratar la osteoporosis

 

Escucha el programa de radio ‘Solo para ellas’ de Onda Cero Alcázar de San Juan donde hablamos sobre la osteoporosis:

 

Los huesos crecen y se endurecen durante el desarrollo y hasta la segunda o tercera década de la vida. Por eso es importante tener una adecuada dieta rica en calcio y vitamina D en la niñez, adolescencia y juventud.


Evolución de la masa ósea a lo largo de la vida
En la madurez se produce una pérdida continua en cantidad y calidad del hueso, que se acelera en los 2-3 años previos a la menopausia y los 3-4 primeros años de la menopausia (la última menstruación).
Después de esos primeros años de menopausia, la pérdida continúa pero en menor medida. En torno a los 80 años de edad, sin tratamiento, la mujer habrá perdido el 30% de la masa ósea que había acumulado hasta los 30 años. A esa pérdida de la cantidad y calidad del hueso y de los minerales que lo componen, la denominamos osteoporosis.
La osteoporosis provoca que disminuya la resistencia del hueso, haciendo más fáciles las fracturas óseas. Sus principales manifestaciones son:

  • Fracturas de los cuerpos vertebrales, que van reduciendo su altura y que pueden llegar a colapsarse. Esto puede generar desde dolores de espalda y pérdida de altura hasta complejas y severas fracturas de la columna vertebral.
  • Menor resistencia en los impactos, caídas… que facilitan las fracturas de cadera, los huesos de la muñeca, etc.

¿Cómo saber si se tiene osteoporosis?
Toda mujer menopáusica debe acudir a su médico o ginecólogo para valorar la presencia de síntomas o signos de osteoporosis: dolores prolongados de espalda, cambios en la forma de la columna, pérdida de altura (3 cm o más), fracturas óseas, etc.
No obstante, estos signos y síntomas de osteoporosis pueden aparecer sin osteoporosis y ésta puede no dar síntomas en sus fases iniciales. Es por ello que pueden ser necesarias algunas pruebas complementarias como la medición de la densidad mineral ósea (DMO) mediante una densitometría, la prueba más adecuada que sólo utiliza un 10% de la radiación utilizada en una radiografía de tórax.


¿Qué mujeres deben realizarse una densitometría?
Acorde a la Sociedad Norteamericana de Menopausia, son susceptibles de realización las mujeres mayores de 65 años y las menores de 65, sin tratamiento, que presenten factores de riesgo de fractura como:

  • Menopausia precoz
  • Historia familiar de fractura de cadera
  • Historia de fracturas previas
  • Peso menor de 58 kg.
  • Fumadora en cualquier cantidad
  • Carencia de vitamina D y/o calcio
  • Más de dos bebidas alcohólicas en el día
  • Utilización de determina medicación, como los corticoides, durante más de 3 meses
  • Riesgo de caída por diversas causas como ceguera, inestabilidad en la marcha, etc.

¿Con qué frecuencia hay que repetir la densitometría?
No es necesario hacerlo con mucha frecuencia porque la pérdida de masa ósea es tan solo un 1-1,5% anual. Para las mujeres menopáusicas sin tratamiento se estima que no sería útil hasta pasados 3-5 años. Después, durante el tratamiento, el periodo entre una y otra no debe ser menor de 2 años.

¿Se puede prevenir la osteoporosis?
La osteoporosis se puede prevenir y tratar. Las fracturas son una manifestación tardía de un problema que se inicia mucho antes. Así, la edad media a la que se producen las fracturas vertebrales es a los 75 años y las de cadera en torno a los 82 años.
Dado que la pérdida de masa ósea se acelera en torno a la edad de la menopausia, éste es un buen momento para iniciar su prevención y/o tratamiento. Para prevenir la osteoporosis tenemos varias herramientas:

  • Dieta rica en calcio durante la infancia, adolescencia y juventud
  • Cambios en el estilo de vida
  • Diversos tratamientos médicos

Cómo mejorar el estilo de vida para prevenir la osteoporosis
Existen tres ejes fundamentales para cambiar el estilo de vida:

  • Mantener hábitos saludables: dieta equilibrada, no fumar, un consumo razonable de alcohol, etc. Hacer ejercicio regular que nos permita controlar el peso. El ejercicio regular disminuye la pérdida ósea.
  • Ingesta adecuada de calcio y vitamina D. Esto lo podemos conseguir incrementando los alimentos ricos en calcio y favoreciendo la exposición al sol, que hace que nuestra piel genere vitamina D. Es conveniente, además, complementarlo con suplementos de calcio y vitamina D.
  • Evitar las caídas. Aunque no son factores de riesgo de osteoporosis, sí son el desencadenante y en muchos casos de la peor consecuencia de la osteoporosis, las fracturas. Así pues, su prevención es fundamental: mantener amplios espacios para deambular en el domicilio, evitar o suprimir las alfombras, utilización de barras de sujeción en las duchas/bañeras, cuidar la visión, tratar problemas de incontinencia de urgencia que obligan a levantarse varias veces por la noche, etc.

Medicamentos para prevenir y/o tratar la osteoporosis
Existen varios fármacos que su médico general, traumatólogo o ginecólogo valorará para tratar la osteoporosis. Exponemos aquí solo un breve resumen de los mismos y no pretendemos sustituir la adecuada y necesaria valoración por parte de su médico.

  • Los bifosfonatos disminuyen la reabsorción del hueso y, por lo tanto, mantienen la masa ósea y su resistencia. Los alimentos reducen su absorción y deben ser tomados con el estómago vacío, solo con un poco de agua y 30 minutos antes de ingerir otros líquidos, alimentos o medicinas.
  • La administración de las hormonas que no producen los ovarios en la menopausia, estrógenos con/sin gestágenos, la denominamos Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) y puede ser una opción razonable en aquellos casos en los que se necesita la reinstauración hormonal para manejar otros síntomas como los sofocos, atrofia genital, etc.
  • El raloxifeno es un fármaco que tiene algunas de las propiedades de las hormonas femeninas pero no todas: no resuelve los sofocos, ni los síntomas genitales, ni la ansiedad, etc. No tiene ningún efecto sobre el útero y ejerce un cierto efecto protector sobre determinados cánceres de mama.
  • La hormona paratiroidea (PTH), que no es una hormona sexual, estimula la formación del hueso pero se reserva para pacientes con grave riesgo de fracturas. Requiere varias inyecciones, es costosa, etc.
  • La calcitonina es, también, otra hormona no relacionada con los ovarios que se puede administrar mediante sprays nasales. No ha demostrado su utilidad en los primeros años de menopausia y, por eso, se recomiendo su uso solo pasados 5-6 años de la menopausia. Es menos efectiva que otros fármacos para la osteoporosis pero se puede prescribir para reducir el dolor asociados las fracturas vertebrales.

El tratamiento de la osteoporosis es un tratamiento a largo plazo que debe ser controlado y reevaluado en función de los objetivos buscados y los resultados obtenidos con la medicación pautada.