Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Inseminación Artificial

Reproducción

Dr. E. Rodríguez

Hay varios factores que pueden causar esterilidad. Algunos son fáciles de encontrar y tratar, mientras que otros no lo son. El factor puede estar relacionado con la mujer (65%) o con el hombre (20%). En algunos casos, no es posible encontrar ninguna causa en la pareja (15%).

Si comenzamos por los factores femeninos, estos pueden ser de diversa índole:

o Hormonales: Estos condicionarán un menor número de ovulaciones en el año y se manifiestan por retrasos en las menstruaciones.
o Es posible que las trompas de Falopio se hayan obstruido por un proceso infeccioso, cirugías previas u otras causas como la endometriosis.
o Es posible que el moco cervical no permita el paso de los espermatozoides, por diversas causas inmunológicas o de otro tipo, etc.

También, el factor masculino, puede ser provocado por diferentes factores que tienen que ver con la cantidad y la calidad de los espermatozoides. Diferentes infecciones, hábitos de vida sedentarios, contacto con tóxicos (pinturas, etc), y los niveles hormonales pueden afectar al número de espermatozoides en el eyaculado.

La edad de la pareja puede ser un factor. Para las parejas sanas y jóvenes, la probabilidad de que la mujer conciba durante cualquier ciclo menstrual es de un 20%. Esta cifra comienza a disminuir en las mujeres que tienen entre 26 y 29 años, las que comienzan la década de los 30 años, y más aún después de los 35 años. La fertilidad del hombre también disminuye con la edad, pero no tan pronto. Por este motivo, las parejas mayores tal vez no deberían esperar de 6 a 12 meses para obtener atención médica si están teniendo dificultad para concebir.

Dr. T. Salinas

Lo primero dejar claro que la esterilidad es un diagnóstico que lo hace la propia pareja, son ellos los que al decirnos que no se quedan embarazados en ese plazo establecen el diagnóstico de pareja estéril. No buscamos, pues, el diagnóstico sino que las pruebas que recomendaremos, lejos de lo que piensa la mayoría, no van encaminadas sólo a diagnosticar las causa sino más bien a orientar el tratamiento posterior.

Nos interesa conocer si las trompas de Falopio están permeables u obstruídas pero no tanto por  el diagnóstico como porque ese conocimiento nos permitirá escoger una técnica de reproducción diferente según el caso. A veces las parejas están tan obsesionadas con el tema de la esterilidad que van buscando en las pruebas un diagnóstico favorable a ese miembro de la pareja y, por tanto, una transmisión de una cierta culpabilidad al otro miembro.

Desde el punto de vista médico no es así. De hecho hay pruebas diagnósticas que se han excluido de los estudios de esterilidad porque los tratamientos de esos problemas no cambian. Por ejemplo, para qué queremos saber si el moco cervical es incompatible con el semen si en la mayoría de los casos se inicia el tratamiento con una inseminación que deja los espermatozoides más allá del moco cervical, en el interior del útero.


Aclarado esto debemos decir que hay que realizar:
    Una historia clínica de ambos miembros de la pareja.
    Una analítica que abarcará desde anomalías hormonales femeninas hasta posibles infecciones generales y genitales que podrían complicar esa deseada gestación.
    Una exploración ginecológica completa y una ecografía vaginal para valorar la vagina, el útero y los ovarios. En la ecografía no podemos valorar el estado de las trompas de Falopio en la mayoría de los casos.
    Una histerosalpingografía que nos permitirá mediante la introducción de contraste radiológico en el útero y la realización de una radiografía abdominal valorar si las trompas de Falopio son permeables o existe alguna alteración que impediría la progresión del óvulo hasta el útero y la progresión de los espermatozoides al encuentro del mismo.
    Hay que estudiar el semen del varón. Para su recogida hay que guardar entre 24-48 horas de abstinencia sexual y entregar la muestra los más pronto posible porque los espermatozoides son muy sensibles a los cambios de temperatura y esto podría alterar su valoración.
    Pueden ser necesarias, en algunos casos, otras pruebas diagnósticas como la histeroscopia o la laparoscopia pero con menor frecuencia.