Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Preservación de la fertilidad

¿En qué consiste la preservación de la fertilidad? ¿En qué consiste la preservación de la fertilidad? ¿Cómo se realiza la criopreservación? Resultados de la criopreservación de ovocitos Posibles complicaciones del procedimiento Alternativas a la criopreservación de ovocitos ¿Hasta cuándo se pueden conservar los ovocitos? ¿Qué se puede hacer con los ovocitos si no los utiliza la paciente?

 

La criopreservación de ovocitos en mujeres jóvenes permite posponer la maternidad

 

Uno de los principales factores que limita la fertilidad de la mujer es la edad. Con el paso del tiempo disminuye el número de ovocitos susceptibles de ser fecundados y éstos son de peor calidad. Todo ello tiene como consecuencia:

  • Mayor tasa de esterilidad, es decir, imposibilidad de conseguir un embarazo.
  • Mayor tasa de infertilidad, es decir, pérdidas embrionarias y fetales precoces debidas a una peor calidad ovocitaria y, en consecuencia, embrionaria.

En los últimos años y por diferentes motivos, las parejas han ido retrasando la edad en la que intentan tener el primer hijo. Las españolas, de media, tienen su primer hijo a los 32 años (Fuente: Instituto Nacional de Estadística).

¿En qué consiste la preservación de la fertilidad?
Es una técnica destinada a conservar gametos femeninos con fines reproductivos. Para ello es necesario extraer los ovocitos del ovario y criopreservarlos para poder utilizarlos en el momento deseado.

 

¿En qué consiste la preservación de la fertilidad?

Es una técnica destinada a conservar gametos femeninos con fines reproductivos. Para ello es necesario extraer los ovocitos del ovario y criopreservarlos para poder utilizarlos en el momento deseado.

¿Quién puede beneficiarse de esta técnica?

Mujeres con el deseo de posponer su proyecto reproductivo sin necesidad de que exista una indicación médica para ello. Se aconseja realizar la preservación de la fertilidad cuando todavía existe una adecuada reserva ovocitaria, es decir, antes de los 35-38 años.

¿Cómo se realiza la criopreservación?

En primer lugar será necesario aplicar un tratamiento para desarrollar los folículos en los que se encuentran los óvulos. Para ello se realizará una estimulación de los ovarios mediante el uso de fármacos, cuya acción es similar a la de ciertas hormonas producidas por la mujer, que se combinarán con otros tratamientos con acción hormonal supresora para evitar la ovulación espontánea.

El proceso de estimulación ovárica se controla, habitualmente, mediante análisis en sangre de los niveles de ciertas hormonas ováricas y/o con ecografías vaginales que informan del número y tamaño de los folículos en desarrollo.
Cuando se consigue el desarrollo adecuado, se administran otros medicamentos para lograr la maduración final de los óvulos. Muchos de los fármacos utilizados son inyectables y su presentación permite la autoadministración por la paciente. Las dosis y pautas de administración se adaptarán a las características clínicas de cada paciente y la respuesta al tratamiento puede ser variable. Ocasionalmente se utilizan en asociación con otros medicamentos.
Los óvulos (ovocitos) se extraen mediante punción de los ovarios y aspiración de los folículos, bajo visión ecográfica y por vía vaginal. Esta intervención se suele realizar en régimen ambulatorio y requiere anestesia local y observación posterior durante un periodo variable. Los óvulos obtenidos se prepararán y clasificarán en el laboratorio.

El número de óvulos que se extraen en la punción, su madurez y calidad dependen de la respuesta de cada mujer al tratamiento hormonal realizado, por lo que no puede predecirse con exactitud. En algunos casos podría ser necesaria la realización de varias estimulaciones ováricas para acumular el número suficiente de ovocitos.

Resultados de la criopreservación de ovocitos

  • En el 85% de los ciclos iniciados se obtiene una respuesta positiva al tratamiento de estimulación de la ovulación, por lo que se puede proceder a la obtención de ovocitos mediante punción folicular de los ovarios.
  • En el 98% de las punciones foliculares se consigue la recuperación de uno o más ovocitos a partir de los líquidos foliculares, siendo muy poco frecuente la ausencia total de ovocitos para criopreservar.
  • La tasa de supervivencia de los ovocitos criopreservados es del 90%, de acuerdo al conocimiento actual.
  • La tasa de embarazo tras la transferencia de embriones generados a partir de ovocitos criopreservados es del 30-40%.

Los resultados pueden variar en función de la técnica y las características concretas de cada caso. Es importante conocer que, a pesar de que la criopreservación de ovocitos puede prolongarse indefinidamente en el tiempo, la experiencia médica acumulada aconseja su uso con finalidad reproductiva antes de sobrepasar la edad fisiológicamente fértil de la mujer y de acuerdo al límite máximo establecido por el centro.

Posibles complicaciones del procedimiento

La edad avanzada, el consumo de tabaco y las alteraciones importantes de peso corporal aumentan el riesgo de complicaciones durante el tratamiento, dificultando en ocasiones la respuesta apropiada a los tratamientos.

Síndrome de hiperestimulación ovárica
En ocasiones, la respuesta ovárica al tratamiento es excesiva y se desarrollan un gran número de folículos, aumenta el tamaño ovárico y se eleva considerablemente la cantidad de estradiol en sangre. El desarrollo de este síndrome tiene relación directa con la administración del fármaco necesario para la maduración final de los ovocitos (HCG).

Se clasifica en leve, moderado y severo, siendo esta última excepcional (menos de un 2%) y se caracteriza por acumulación de líquido en el abdomen e incluso en el tórax, así como por alteraciones de la función renal y/o hepática. En casos críticos se puede asociar a insuficiencia respiratoria o alteraciones de la coagulación. Puede precisar hospitalización y tratamiento médico-quirúrgico.

Otros riesgos:

  • Riesgos psicológicos: pueden aparecer trastornos psicológicos como síntomas de ansiedad y síntomas depresivos.
  • Riesgos de la administración de anestesia local, como reacciones alérgicas, hematomas o sangrados del punto de inyección.
  • Intolerancia a la medicación.
  • Infección peritoneal.
  • Hemorragia por punción accidental de vasos sanguíneos.
  • Punción de un asa intestinal u otra parte de la anatomía.
  • Torsión ovárica.
  • Cancelación de la estimulación ovárica por ausencia o inadecuado desarrollo folicular o por excesiva respuesta a los tratamientos.
  • No obtención de óvulos en la punción.

Alternativas a la criopreservación de ovocitos

Si después de haber realizado uno o varios intentos de estimulación ovárica no se hubiera conseguido el objetivo de congelar ovocitos, puede ser aconsejable adoptar, tras la oportuna reflexión, alguna de las siguientes alternativas:
  • Volver a iniciar el tratamiento
  • Aplicar modificaciones a la técnica utilizada
  • Desistir de los tratamientos de reproducción asistida

¿Hasta cuándo se pueden conservar los ovocitos?

La criopreservación de ovocitos se podrá prolongar hasta el momento en los responsables médicos consideren que la paciente no reúne los requisitos clínicamente necesarios para ser receptora.

¿Qué se puede hacer con los ovocitos si no los utiliza la paciente?

En caso no que la paciente no utilice los ovocitos criopreservados, y siempre previo consentimiento de la misma, éstos pueden ser destinados a:
  • Donación con fines reproductivos (siempre que cumpla las condiciones legales vigentes)
  • Donación con fines de investigación
  • Cese de su conservación sin otra utilización

Te recomendamos leer el artículo Baja reserva ovárica