Recepción de donación de ovocitos.

¿En qué consiste la recepción de ovocitos de un donante?

Es el procedimiento por el que se reciben ovocitos procedentes de una donante con fines reproductivos. Estos ovocitos son inseminados con espermatozoides procedentes de la pareja de la receptora o de donante de semen. Los preembriones generados son transferidos al útero de la mujer receptora con el fin de lograr la gestación.

La recepción de ovocitos es un acto secreto, anónimo y destinado a que estos puedan ser utilizados para tratamientos de reproducción asistida en mujeres en los que estén científica y clínicamente indicados.

Donación de óvulos en Ciudad Real

 

¿A quién le recomendamos la recepción de ovocitos de donante?

Las indicaciones más frecuentes son:

  • Fallo ovárico precoz, espontáneo o secundario a cirugía, quimioterapia y radioterapia.
  • Disgenesias gonadales y otras alteraciones genéticas de dotación de gametos.
  • Enfermedades genéticas maternas graves, con alto riesgo de transmisión y no susceptibles de prevención mediante otros procedimientos de diagnóstico preimplantacional.
  • Fracaso previo de técnicas de reproducción asistida por respuesta reiteradamente insuficiente a la estimulación ovárica.
  • Fallo repetido de implantación embrionaria.
  • Mujeres con edades superiores a 40 años, por el riesgo elevado de mala respuesta a la estimulación ovárica, mayores probabilidades de abortos y de fetos con alteraciones cromosómicas.

En Ginequalitas Reproducción Asistida, el origen de los ovocitos donados es un banco de células de referencia (OVOBANK o CEIFER Biobanco), que nos remite ovocitos congelados y posteriormente donados.

El laboratorio deberá disponer de los espermatozoides procedentes de la pareja, o de un donante anónimo, en los casos que así proceda.

Si se realiza Fecundación in Vitro (FIV), los ovocitos y espermatozoides se cultivarán en el laboratorio en condiciones favorables para su fecundación. Si se realiza Microinyección Espermática (ICSI), se inyectará un espermatozoide dentro de cada uno de los ovocitos maduros que se hayan recuperado.

Al día siguiente de la FIV o ICSI se determinará el número de ovocitos fecundados o preembriones. Los preembriones se mantendrán en el laboratorio por un periodo de 2 a 6 días, tras los que se procederá a la transferencia embrionaria. Este proceso consiste en el depósito de los preembriones en la cavidad uterina a través de la vagina. Es un procedimiento ambulatorio que no precisa anestesia ni ingreso.

La mujer receptora deberá realizar un tratamiento hormonal con el fin de preparar el útero adecuadamente para la implantación de los preembriones. Los medicamentos empleados incluyen un prospecto que el paciente debe consultar, teniendo la posibilidad de solicitar al personal sanitario del centro cualquier aclaración al respecto.

El número de preembriones transferidos al útero en un ciclo no puede ser superior a tres. Los pacientes recibirán del equipo biomédico la información necesaria para decidir el número de preembriones que se deben transferir, con la intención de obtener el embarazo y evitar en lo posible la gestación múltiple.

Las técnicas habituales de reproducción pueden complementarse con otros procedimientos sobre los gametos o preembriones destinados a mejorar la capacidad de implantación embrionaria (eclosión asistida, extracción de fragmentos, etc.).

La recepción de ovocitos donados es la técnica de reproducción asistida más eficaz, ya que se basa en el uso de gametos procedentes de mujeres jóvenes y sin patología reproductiva y, por tanto, de alta calidad biológica. La probabilidad total de gestación tras cuatro ciclos de donación de ovocitos puede alcanzar el 90%.

El Registro FIV/ICSI de la Sociedad Española de Fertilidad del año 2014 refería unas tasas de embarazo del 43,7% por ciclo iniciado y 55,6% por transferencia.

Por otro lado, en un elevado número de ciclos con recepción de ovocitos donados, se logra congelar preembriones de calidad adecuada, cuya transferencia posterior incrementa la tasa de embarazo global por donación.

La posibilidad de embarazo derivado de la recepción de ovocitos donados depende fundamentalmente de la calidad de los preembriones transferidos.

Sin embargo, hay que tener presente que no todas las donantes que inician el tratamiento logran el desarrollo folicular adecuado para ser sometidas a punción, y no todas las receptoras que se someten al tratamiento logran una preparación endometrial adecuada, lo que también afecta la probabilidad de gestación.

Los principales riesgos de este procedimiento terapéutico son:

  • Embarazo múltiple: en la recepción de ovocitos donados, el riesgo de embarazo múltiple está relacionado con la edad de la donante, el número de preembriones transferidos al útero y la calidad de los mismos. En pacientes jóvenes y con preembriones de buena calidad, la conducta más recomendable es transferir menos de tres preembriones en los primeros intentos. La transferencia de tres preembriones queda reservada para pacientes de edad avanzada sin preembriones de buena calidad, o ante fracaso de transferencias previas de menor número de preembriones.
    La gestación de dos o más fetos supone un aumento de los riesgos médicos para la madre y los niños, tales como incremento de la patología del embarazo, prematuridad, bajo peso al nacimiento y complicaciones neonatales severas. La gravedad de esta complicación se incrementa de manera paralela al número de fetos. La gestación múltiple se acompaña igualmente de un aumento de las dificultades sociales, económicas y laborales de los padres.
  • Embarazo ectópico: consiste en la implantación del embrión fuera del útero, habitualmente en las trompas. Excepcionalmente puede coexistir con un embarazo situado en el útero. Se produce en un 3% de los casos.
  • Aborto: La incidencia de abortos es discretamente superior a la correspondiente a la población general.
  • La edad avanzada, el consumo de tabaco y las alteraciones importantes del peso corporal aumentan el riesgo de complicaciones durante el tratamiento, embarazo y para la descendencia.
  • Defectos congénitos y alteraciones cromosómicas de los hijos: los datos actuales sugieren que en los niños nacidos de FIV/ICSI puede incrementarse ligeramente el riesgo de anomalías congénitas y cromosómicas. Por ello puede ser aconsejable realizar técnicas de diagnóstico prenatal como ecografías, amniocentesis o biopsia de corion.
  • Estados hipertensivos de la gestación, preeclampsia y eclampsia. Alrededor de un 30% de las pacientes pueden desarrollar este tipo de alteraciones de mayor o menor gravedad y, especialmente, en aquellos casos que se asocian con mayor edad de la mujer receptora.
  • Riesgos psicológicos. Pueden aparecer trastornos psicológicos como síntomas de ansiedad y síntomas depresivos, tanto en el hombre como en la mujer. En algunos casos, pueden surgir dificultades en la relación de pareja (sexual y emocional) y niveles elevados de ansiedad en el período de espera entre la aplicación de la técnica y la confirmación de la consecución o no del embarazo, así como ante los fallos repetidos de la técnica. Los pacientes podrán contar, en caso de precisarlo, con apoyo emocional a través de un psicólogo clínico experto en reproducción.
  • Imposibilidad de transferencia: en algunos casos no será posible la transferencia de embriones viables por:
    • Ovocitos inmaduros o no adecuados para su inseminación.
    • Ausencia de fecundación de los ovocitos.
    • No obtención de preembriones normales o viables.
    • Imposibilidad física de la transferencia por alteraciones anatómicas del útero.
  • Riesgos genéticos: existe un riesgo, discretamente, aumentado de enfermedades genéticas en la descendencia. Por ellos se recomienda la realización de diagnóstico prenatal adecuado. Los estudios genéticos permiten solamente disminuir la frecuencia de su aparición en algunos casos.

Alternativas ante el fracaso de la técnica

Si después de haber realizado varios tratamientos con recepción de ovocitos donados no se ha conseguido el embarazo, puede ser aconsejable adoptar, tras la oportuna reflexión, alguna de las siguientes alternativas:

  • Volver a iniciar el tratamiento.
  • Profundizar en estudios complementarios.
  • Aplicar modificaciones a la técnica utilizada.
  • Utilizar preembriones donados.
  • Desistir de los tratamientos de reproducción asistida.

En nuestro blog

Clínica fiv en Ciudad Real

En el camino de las personas hacia la creación de una familia jugamos todos un papel importante. A pesar de que la decisión de ser madre y padre es...

El marco jurídico regulador de la reproducción humana asistida está constituido básicamente por la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana...

TE ESPERAMOS

Contamos con las mejores instalaciones.