Ginequalitas.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Saber más

Acepto

Servicios

  • reproduccion asistida
  • Preservación de la fertilidad
  • Qué es un estudio de esterilidad
  • Ecografía 4D
  • Cita previa on line
  • Anticoncepción permanente

Incontinencia urinaria de emergencia o vejiga hiperactiva

Incontinencia urinaria de emergencia o vejiga hiperactiva  Incontinencia urinaria de urgencia o vejiga hiperactiva   Síntomas de incontinencia urinaria de urgencia   ¿Por qué se producen estos síntomas en la incontinencia urinaria de urgencia?  ¿Es frecuente la incontinencia urinaria de urgencia?   ¿Qué deben hacer las pacientes que sospechan tener este problema de incontinencia urinaria de urgencia?

 

Incontinencia urinaria de emergencia o vejiga hiperactiva
Las pérdidas de orina son un problema para muchas mujeres. Por eso, desde aquí, queremos informar sobre sus síntomas y las posibles soluciones y tratamientos que existen.


Incontinencia urinaria de urgencia o vejiga hiperactiva

Este síndrome, o conjunto de síntomas, recibe múltiples denominaciones. Si hacemos hincapié en los síntomas de la paciente, la denominamos incontinencia urinaria de urgencia o urgencia urinaria y, si hacemos hincapié en la causa o en el origen de los síntomas, entonces lo denominamos vejiga hiperactiva, vejiga irritable o, con un término más técnico, inestabilidad del músculo detrusor de la vejiga.


Síntomas de incontinencia urinaria de urgencia

Las mujeres que padecen este problema tienen, fundamentalmente, cuatro síntomas.

  • Urgencia. Es una imperiosa y brusca sensación de ganas de orina que es difícil de retrasar en el tiempo por miedo a que se produzca un escape de orina. Esta sensación puede desencadenarse sin una causa aparente, ya que a veces la paciente acaba de terminar de orinar cuando siente otra vez la necesidad de volver a hacerlo, pero en otras ocasiones se asocia con estímulos sensoriales relacionados con el agua, como puede ser abrir un grifo, lavarse las o manos, ducharse, fregar los platos, etc. Incluso existe una situación curiosa, que conocemos como síndrome de la llave, y que consiste en que, cuando la paciente llega a casa, el acto mecánico de meter las llaves en la cerradura desencadena unas imperiosas ganas de orinar.
  • Incontinencia de urgencia. Se produce cuando, tras una repentina y brusca sensación de ganas de orinar, la paciente no puede impedir un escape de orina que, en este tipo de incontinencia, puede ser muy abundante.
  • Frecuencia. Las pacientes tienen que orinar con mucha frecuencia. Consideramos que si una paciente orina más de 8 veces en el día, en 24 horas, puede tener una vejiga hiperactiva. Este síntoma hay que valorarlo con detenimiento y valorar el conjunto de la paciente, puesto que hay mujeres que con la edad se han vuelto hipertensas y algunos de los tratamientos anti-hipertensos son diuréticos e incrementan el volumen de orina y, por tanto, el número de micciones.
  • Nocturia o nicturia. Se produce cuando la paciente, con o sin sensación de urgencia, se despierta por la noche una o más veces para orinar. Aquí también debemos valorar los tratamientos asociados, pero si se asocia con urgencia y la paciente se tiene que levantar más de 2 o 3 veces, puede que estemos ante una vejiga hiperactiva.


¿Por qué se producen estos síntomas en la incontinencia urinaria de urgencia?

Los síntomas se producen por una contracción anormal de la musculatura vesical. La vejiga, hasta alcanzar un determinado volumen de orina, apenas modifica su presión y se va rellenando sin apenas aumentar la presión en su interior. Pues bien, las pacientes con volúmenes pequeños experimentan contracciones anormales del músculo vesical y ello hace que se eleve bruscamente la presión y aparezca la sensación imperiosa de orina seguida o no de un escape de orina.


¿Es frecuente la incontinencia urinaria de urgencia?
Es relativamente frecuente y muy molesto. En España, los últimos datos médicos consideran que una de cada cuatro mujeres mayores de 40 años presenta este problema en mayor o menor medida. 

Es muy molesto porque limita mucho la movilidad de las pacientes, a diferencia de las pacientes con incontinencia urinaria de esfuerzo que pueden predecir cuándo van a tener los escapes (con la tos, etc., éstas sólo pueden saber que en poco tiempo volverán a tener ganas de orinar o pérdida de orina, de tal forma que sus salidas de casa se ven limitadas a sitios donde puedan tener acceso a un servicio, limitan por tanto los viajes porque no pueden permanecer sentadas en un autobús o en otro medio de transporte las dos horas que pueda durar un pequeño viaje. A  esto hay que añadir que las cantidades que pierden son mayores que en otros tipos de incontinencia, pudiendo llegar a formar un auténtico charco.


¿Qué deben hacer las pacientes que sospechan tener este problema de incontinencia urinaria de urgencia?
Aunque parezca una tontería, hay que consultar por ello, ya sea al médico generalista o a un médico especialista en ginecología o urología. Se sabe que hasta la mitad de las pacientes con este problema no consultan y lo padecen en silencio.

Su médico, si los síntomas son compatibles y descarta que sea un episodio de infección urinaria (no debemos olvidar que las pacientes llevan meses o años con los síntomas), puede prescribirle algún medicamente para relajar la musculatura vesical.

También existen maniobras de rehabilitación, de reeducación vesical, que consisten en programar las micciones empezando por espacios de tiempo muy cortos (de 20 a 30 minutos), en los que la paciente va a orinar tenga o no tenga ganas de hacerlo. Después de mantener esta rutina durante unos días, el periodo entre micciones se alarga 15 o 30 minutos más. La realización de ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico (ver incontinencia urinaria de esfuerzo) también mejora este tipo de pérdidas de orina y su sintomatología asociada.